Un problema que atormenta a muchas mujeres: Trastorno de la excitación sexual femenina

Por Jessica Ramos

Falta de deseo sexual, relaciones íntimas dolorosas y miedo al contacto erótico, son algunas de las señales que podrían indicar que se padece de este mal que tiene causas físicas, pero también sicológicas.

La excitación sexual es un fenómeno natural biológico. Sin embargo, tal como explica Marisol Castillo, psicóloga y experta en Sexualidad y Tantra Contemporáneo, “no está aislado de las experiencias previas, historia de vida y/o situaciones sicológicas de la mujer, el abuso sexual, malas experiencias y/o inexperiencia que también afecta”.

El trastorno de la excitación sexual femenina, también conocida bajo la sigla TESF, en los últimos años ha sido estudiado acuciosamente. De hecho, hoy se sabe que se trata de un disfunción sexual que tiene solución mediante un tratamiento óptimo. Además, lentamente se le ha dejado de llamar “frigidez”, un término que se ocupó durante siglos, pero que lamentablemente siempre tuvo una connotación negativa y peyorativo.

“En la subjetividad del deseo sexual y su respuesta, influyen directamente las creencias religiosas, culturales, conocimientos que la mujer tiene. Es importante señalar dentro de las causas físicas que afectan directamente la excitación está la endometriosis, la cistitis, los problemas hormonales, alguna cirugía, un parto dificultoso, problemas a la toroide entre otras Por otro lado, algunos medicamentos, así como también consumo excesivo de alcohol o drogas, también pueden afectar la excitación”, agrega la especialista.

¿Cuáles son los síntomas que caracterizan un trastorno de excitación sexual femenina? Ausencia de los cambios fisiológicos durante la excitación sexual. “Por ejemplo, la lubricación vaginal, no se vivencia, y tampoco se experimenta la aceleración de los latidos del corazón y también pasa lo mismo con la tensión muscular en la actividad sexual. Podemos señalar que estos síntomas generalmente se encuentra acompañado de alteraciones del deseo sexual y el orgasmo”, comenta la experta.

Ahora, este tipo de trastorno puede generar un cambio negativo en la vida sexual de la mujer, ya que disminuye no sólo la actividad y frecuencia sexual ya que también puede desaparecer el deseo, los pensamientos y hasta las fantasías sexuales. Por otro lado, la falta de lubricación vaginal, puede hacer que la mujer mantenga relaciones sexuales penetrativas dolorosas, lo que, más temprano que tarde, puede llevarla a evitar todo tipo de contacto íntimo. Es importante señalar que un diagnóstico correcto es fundamental para poder brindar un tratamiento correcto. En mi experiencia como psicóloga en estos casos, la co-terapia (ginecóloga y psicólogo) ayuda muchísimo”, comenta Castillo.

 

También es importante destacar que productos como los lubricantes íntimos pueden convertirse en un gran apoyo como medida complementaria a un tratamiento integral.  En Sex Shop Chile (www.sexshopchile.cl) se ofrece una gran variedad de productos de este tipo de reconocidas marcas. Cada lubricante ha sido testeado dermatológicamente y cuenta con todos los permisos y certificaciones tanto nacionales como internacionales que garantizan que se trata de un producto que se puede usar con confianza y seguridad.

Se ofrece lubricantes en base a agua o a silicona y otros que son específicos para aquellas mujeres que tienen una piel sensible y propensa a la irritación.

“Los productos colaboran y apoyan cuando hay un entendimiento de su uso, son de buena calidad y son utilizados como un complemento, no hacen magia por sí mismo”, finaliza la experta.

 

ORGASMO MITOS